Las transiciones

Para muchas personas, un cambio de hábitos, incluso si solo es un hábito el que se quiere modificar, implica una transición. Se trata de pasar de hacer una cosa a hacer otra, o simplemente dejar de hacerla.

Las transiciones, son diferentes para cada quien. Esto tiene sentido, si pensamos que todos somos diferentes, en esa medida, nuestros comportamientos ante las rutinas y los cambios también varían de persona a persona. Sin embargo, hay algunos tips que pueden serle útiles, a la mayoría de las personas que quieren comenzar (o quizás terminar) un proceso de cambio. Si estás entre ese grupo, lee con atención:

1. Recuerda siempre que las cosas no necesariamente pasan de la noche a la mañana.

Hay algunas personas para las que es más fácil y rápido tener un cambio de hábitos. Pero también hay, a quienes se les complica. Sin importar si eres de los que se toma más o menos tiempo, no debes olvidar que se trata de un proceso, una transición, un camino por recorrer…ponle el nombre que quieras, pero date el tiempo que necesites. No te obligues a ir más rápido o más despacio. Si alguien a quien conoces pudo hacer lo mismo que tú en menos tiempo, ¡bien por él! Eso no significa que estés fracasando, simplemente, significa que vives la vida en tiempos diferentes.

2. No te compares con alguien más.

Este aspecto se relaciona mucho con el anterior. Si aprendes a respetar tus tiempos, entenderás también, que no tiene sentido compararse con otros. Si quieres saber si vas mejor o peor, compárate contigo mismo hace un tiempo, haz una evaluación a consciencia y decide si es necesario felicitarte o tomar medidas. Tú mismo, debes ser tu único punto de partida y de llegada.

Foto por Nicola Jones, tomada de unsplash.com

3. No te juzgues.

No hacer las cosas a la velocidad que quisieras, no lograr los estándares de tus amigos, o de quienes sigues en redes sociales, solo significa una cosa: que eres maravillosamente diferente. Que tú cuerpo y tu proceso tienen sus propios tiempos, sus propios ritmos, su propia manera de hacer las cosas. Juzgarte, solo hará que pierdas el estímulo, incluso hasta puede llevarte a abandonar. Trataré con cariño, te lo mereces. El solo hecho de intentar un cambio, ha es motivo de orgullo y valentía. Acéptate y quiérete.

4. Agarra un paso a la vez.

No trates de hacer todos los cambios de un jalón. Puedes estarte asegurando una frustración que te llevará a no confiar en ti, a juzgarte mal y a abandonar el proceso. Es mejor ir despacio pero seguro, que rápido y frustrado. Hasta que no afiances un paso, no sigas con el otro. Además, te vas a dar cuenta, que a medida que logras fijar un cambio, van apareciendo otras actitudes que refuerzan o estimulan la aparición y adquisición de otros buenos hábitos.

5. Rodéate de lo necesario para lograrlo.

Si estás intentando dejar el azúcar y te está costando trabajo, ¿por qué sigues comprando galletas en tu mercado?  Si quieres intentar acostarte más temprano para descansar mejor, ¿por qué comienzas a ver una película tarde en la noche?…mejor dicho, ¡ayúdate! Prepara tu entorno para que te estimule positivamenre, en vez de convertirlo en un campo minado lleno de obstáculos que te dificultan tomar elecciones saludables. Incluso, si es necesario, busca ayuda en amigos, familiares, o expertos (por ejemplo, un Coach).

Se te ocurre alguna otra recomendación, algo que te haya sido útil en tu propia experiencia. Compártela con nosotros 😊

Y si te sientes listo para comenzar tu trancisión, o si quizás, ya la tienes en marcha, tal vez te interese y te sea de mucha utilidad, nuestro Taller sobre Cómo establecer y fijar un hábito.

10 comentarios en “Las transiciones

  1. Como las transiciones llegan a nuestra vida y nos sacan de nuestro comfort verdad? Hay que saber aceptarlos y adaptarse de la mejor forma posible, unas veces tardaremos más y otras seremos más rápidos, pero lo importante es adecuarse y seguir siendo felices.

    • Así es, afortunadamente nunca nada es igual, por eso la vida está llena de acción y aventura. Entenderlo y como bien dices, adaptarse, hace el proceso mucho más divertido 🙂

  2. Gracias por los consejos, siempre es bueno hacernos un pequeño recordatorio de como abordar los cambios constantes en nuestra vida

  3. Excelente consejos. Recientemente he intentado crear hábitos en algunos temas, y la verdad no es fácil. Gracias por recordarnos la importancia de “respetar nuestro ritmo sin juzgarnos ni compararnos”. Me quedo con eso, definitivamente, soy mejor que la que comenzó a querer crear hábitos 🙂

    • Así es Mónica, el cambio siempre está presente. Sólo es cuestión de abrir los ojos para verlo y aprender a aceptarlo, o acomodarlo, según lo que queramos o necesitemos.

  4. Vivimos en una sociedad en la que las cosas son inmediatas, el ya y el ahora van ganando la partida, y hay cosas que requieren tiempo y constancia. No todo es tan fácil como un click, hay cosas que requieren esfuerzo y cambiar un hábito o implantar uno nuevo no es de hoy para mañana.

Deja un comentario