¿Menta = hierbabuena?

Muchas veces, me llegan mensajes preguntándome si la menta es lo mismo que la hierbabuena. Tal vez para quienes crecieron en ciertas partes del planeta es una pregunta fácil de responder. Pero, para otras personas, que sólo han tenido relación con la una o la otra, pues no. Dicho esto, este post va para, quienes como yo, alguna vez tuvieron la duda. Déjenme ayudarles a responder su interrogante y presentarles a las respectivas.

Menta

Es una hierba que se encuentra originaria de Europa (por eso a veces se nos confunde a quienes estamos al otro lado del charco), donde es muy usada como planta aromática. Tanto en la cocina, como con fines medicinales.

Es de donde se extrae el famoso aceite esencial de menta piperita. Tiene un sabor muy mentolado (como los dulces de menta). En cuanto entra en contacto con la lengua y el paladar, produce sensación de frío.

Físicamente, se diferencia de la hierbabuena porque tiene las hojas más “alargadas”. También presenta una flor color azul verdosa, de forma alargada, como un palito.

Entre sus propiedades medicinales se encuentra la de ser anti-inflamatorio, anti-espasmódico, refrescante de las vías respiratorias, tónico digestivo, relajante, refrescante, estimulante…por tan sólo citar algunas. Tal vez el más común de sus usos, sea en infusiones para calmar el mal de estómago, el vómito y los gases.

Gracias a que ayuda a tener una mejor digestión, es muy común encontrarla en la cocina, haciendo parte de recetas que contienen algas cantidades de proteína, que como bien se sabe, no es tan fácil de digerir.

Hierbabuena

También conocida como menta verde. Puede considerarse una variedad de la menta. Es muy conocida en algunos países africanos y en América Latina. No es de extrañar, que sea la utilizada en los mojitos cubanos, o en el té a la menta propio de algunas tradiciones árabes. De hecho, en algunos lugares de Europa es conocida como Menta Marroquí.

Es común encontrarla sembrada en los jardines, donde se reproduce fácilmente, siempre y cuando tenga acceso a suficiente humedad. Físicamente se diferencia de la menta piperita porque tiene sus hojas un poco más anchas y el tallo con un suave color rojizo. Aunque hay que decir que la diferencia es mínima. Sin embargo, es fácil de reconocer por el olor, que no es tan mentolado y tiene unos leves tonos dulzones.

Sus propiedades medicinales son muy similares a las de la menta. También se utiliza como tónico digestivo, expectorante, anti-dolor (especialmente para los cólicos menstruales), calmante del sistema nervioso…entre otras cosas.

¿Tienes algún otro consejo para reconocer la una de la otra? Cuéntalo en los comentarios, tal vez seamos varios los que podamos beneficiarnos 😉

Deja un comentario