5 estrategias para hacer más fácil regresar de las vacaciones

¿Cómo volver? Más que una pregunta, es una dura sensación que todos tenemos después de una temporada de descanso. Cuando se llega la hora de regresar de las vacaciones, suele no ser tan fácil retomar las rutinas de la cotidianidad. Durante las vacaciones, nos damos “permiso” de desconectarnos del trabajo, de las preocupaciones, de las limitaciones que todo el tiempo nos estamos autoimponiendo. Es como vivir a plenitud. Tener ese momento mágico en el que podemos sacar a pasear nuestro verdadero yo, uno que es más divertido de lo habitual y que se siente libre.

Si te sentiste identificado con la descripción anterior, creo que tenemos un problema. Porque significa que no haces lo que quieres o te gusta, que te sientes ahogado y limitado todo el tiempo, y que las vacaciones en vez de se un momento de descanso son una liberación.

La vida de tus sueños

El ideal sería poder tener una vida de la que no quisiéramos escapar. Tener un trabajo y una cotidianidad llena de actividades que nos generan gusto y placer. Que cuando vayamos de vacaciones, sea simplemente para parar un poco y recargar energías que nos permitan continuar con más ganas. Que mientras no estamos, extrañemos nuestra vida.

En últimas, sería magnífico poder volver a nuestra normalidad con ganas y emoción, no con cansancio y pesadez.

¿Te suena como algo muy difícil o imposible? Entonces es tiempo de que revises tus prioridades y tus pasiones. Pregúntate ¿por qué no estás viviendo la vida de tus sueños? Y más importante aún, ¿qué tienes que hacer para tenerla?, ¿cuál es el miedo que tienes que vencer?

Mientras tanto

Ya se que no son preguntas fáciles, y mientras te llenas de valentía para hacértelas, y más aún, para respondértelas, la vida sigue. Y en esa vida, aunque no queramos, hay que volver a la rutina. Así que déjame darte algunas sugerencias para que ese regreso no sea tan difícil.

1. Agradece

Así no te guste el punto en el que estás parado, no estás ahí por casualidad. La vida que tienes es el resultado de tus elecciones y tiene un importante aprendizaje para ti. Agradece el camino recorrido y las lecciones aprendidas. Agradece la persona que eres gracias a esa vida que has elegido vivir.

2. Se flexible y amable contigo mismo

No pretendas retomar todo de un solo golpe. Si estás volviendo a realizar actividades que no te gustan y te cuestan trabajo, hazlo de a pocos. Retoma el ritmo paulatinamente. Permítete ser flexible, y sobre todo, no te trates mal por no lograr el máximo esperado desde el primer día. Si eres amable contigo, podrás ver como poco a poco tu cerebro y tu cuerpo retomarán el ritmo de la mejor manera posible.

Foto de Dayne Topkin, tomada de unsplash.com

3. Incluye en tu día cosas que te hagan feliz

Tal vez ahora no sea el momento para dejar tu trabajo y dedicarte a hacer lo que verdaderamente te apasiona, pero eso no significa que todo en tu vida tenga que ser difícil y verse color gris. Incluye en tu día actividades que realmente quieras hacer. Date al menos un momento cada día para hacer algo que te llene el alma. Tal vez quieras leer, caminar, hacer algún deporte, dormir, hablar con alguien, realizar alguna manualidad…sólo tu sabes cuál es esa actividad. Asegúrate de darte tiempo para ella cada día de tu vida. Incluso si tienes que cambiar tus horarios para lograrlo, créeme que va a valer la pena.

4. Hazte amigo de las rutinas saludables

Cuando tenemos una vida con la que no estamos satisfechos, suele reflejarse en nuestro cuerpo. Así es, aunque suene descabellado, no hacer lo que nos gusta nos hace más propensos a enfermarnos. Por eso debemos reforzar nuestro cuidado. Aliméntate sanamente, ten actividad física (una que te guste, no una con la que te sientas obligado), descansa de forma correcta y suficiente. Mejor dicho, cuídate.

5. Medita a diario

Por último, utiliza la más poderosa de todas las herramientas: medita. La meditación te ayudará a hacer más llevadera la reincorporación a tu cotidianidad, te ayudará a concentrarte más fácilmente, logrará que tengas un mejor descanso, y otro sinnúmero de beneficios para tus cuerpos físico y emocional. Además, aumentará la conexión con tu ser interior, y tal vez, te sea más fácil responder esas preguntas que te ayuden a lograr la vida de tus sueños.

 

Tal vez no se trate de un camino fácil, pero no es imposible. Sólo necesitas tus ganas y tu determinación para ponerte manos a la obra. Y si no sabes por dónde comenzar, que no se te olvide que puedo ayudarte.

8 comentarios en “5 estrategias para hacer más fácil regresar de las vacaciones

  1. Tomaré en cuenta tus consejos querida Ana. Es cierto, muchas veces queremos empezar el año y comernos al mundo y quizá por ello tan rápido se nos acaba la pila. Hay que dosificar para todo el año. Saludos!

  2. Muy buenos consejos para volver a la rutina, es cierto que entre menos felices somos en nuestra “realidad actual” más difícil se vuelve el proceso de regresar, pero nada es para siempre y suele haber algo que se puede modificar.
    Saludos 🙂

    • Me alegra mucho que te haya gustado el post. Así es, siempre tenemos en nuestra manos la posibilidad de modificar lo que no nos gusta. No siempre es fácil, pero que se puede, se puede

Deja un comentario