5 ideas para tener unas fiestas responsables con el planeta…y con nosotros mismos

Es normal, que en estos días festivos aumentemos nuestra preocupación por nuestro bienestar. En medio de tantas celebraciones, el cuerpo nos manda mensajes de excesos que intentamos atender. Sin embargo, los del cuerpo no son los únicos mensajes a los que deberíamos estar atentos.

Algo de lo que no solemos ser muy conscientes es de lo mal que la pasa el planeta mientras celebramos. No estamos muy acostumbrados a enlazar nuestro bienestar con el del medio que nos rodea. A veces, olvidamos que no estamos solos, que formamos parte de algo más grande, y que es nuestro deber cuidarnos y cuidar a ese todo del que somos parte.

Pero no nos digamos mentiras, este es un tema que resulta muy poco atractivo para la mayoría de personas. Es más, te puedo asegurar que para este punto, ya muchos dejaron de leer este post. Nos da total y física pereza hacernos responsables por las consecuencias de nuestras acciones. Nadie quiere que le digan que tiene la culpa de que el mundo ande tan mal. Mucho menos en esta época, cuando todo se pinta de fiesta y celebración.

No vamos a dañarnos la alegría, pensando que el consumo de artículos de plástico y de objetos que van a ser desechados después de tan sólo unos minutos de uso (literalmente botamos nuestro dinero a la basura), aumenta de forma alarmante mientras millones de humanos celebramos la llegada de un nuevo año. Y créeme, aunque me encantaría que todos fuéramos más conscientes, no es eso lo que pretendo.

En vez de ser una aguafiestas, prefiero pasarme al lado propositivo. Nuestras acciones y nuestras decisiones importan, y pueden aportar mucho para minimizar el desastre. Aquí te dejo algunas opciones:

  1. En las fiestas y comidas festivas, evita el consumo de productos desechables. Incluso si en el paquete dice que son biodegradables. No por eso dejan de sumar a los millones de toneladas de basura que nos ahogan. Promueve el uso de vasos de vidrio, vajillas y cubiertos reutilizables, servilletas de papel. Tal vez sea necesario un poco más de trabajo para lavarlos, pero el planeta lo vale, y nosotros también.
  2. Promueve el consumo local. Es cierto que las cosas que vienen del extranjero pueden ser más baratas, pero por unos minutos, piensa en toda la energía que se debe gastar para tenerla en tus manos. Si promueves lo local, evitas el gasto innecesario de transporte, combustible, consumo de materiales, etc. Además, ayudas a la economía de tu entorno, que en últimas, es también la tuya.

    Imagen por Hermes Rivera, tomada de unsplash.com
  3. No necesitas una decoración nueva cada año. La producción de adornos, que vas a usar por tan solo unos días, implica un gasto innecesario de materiales. Muchos de ellos no son renovables. Si te gusta que tu espacio se vea decorado y festivo, pon a volar tu imaginación con ideas que requieran un menor gasto de recursos y ojalá, mucho reciclaje.
  4. No compres y no te compres regalos innecesarios. Cuando vayas a comprarte algo, pon en tu cabeza la pregunta: ¿realmente lo necesito? E intenta responderla con sinceridad. Respecto a los regalos para otras personas, está bien querer demostrarle a los demás que nos importan, pero podemos hacerlo de maneras más responsables. Intenta ser creativo. Cada vez son más las opciones en el mercado que te permiten regalar experiencias en vez de objetos.
  5. Conviértete en un ejemplo para los demás. Esas acciones de cuidado que haces hacia el medio que te rodea, son también acciones que demuestran lo mucho que te quieres y te importa cuidarte. Incluso sin que te lo propongas, los demás lo notan, y de esa forma, siembras semillas que, tal vez algún día, van a dar sus frutos. El ejemplo es una forma muy eficiente de ser un activista de la vida saludable 😉

Generalmente, cuando hablo de cambio de hábitos te invito a que vayas despacio. Esta vez es diferente. Ya no tenemos tiempo de escatimar en esfuerzos. De la misma forma en que fuimos tan activos para hacernos daño, ahora tenemos que poner toda nuestra energía en tratar de recuperarlo. Que la consciencia y la responsabilidad te acompañen, son mis deseos para ti en este fin de año.

12 comentarios en “5 ideas para tener unas fiestas responsables con el planeta…y con nosotros mismos

  1. Geniales ideas! Me encanta esta época y sus decoraciones, pero sobre todo los mercadillos con productos locales y artesanales. A aprovechar! Muchas gracias Ana!

  2. ¡Qué bonito tu deseo! Ojalá nos hiciéramos todos más conscientes y considerados con el medio. Desde luego, después de leer tu post, yo voy a ponerlo tenerlo muy presente 🙂

    • Sería maravilloso si todos fuéramos más conscientes. Sin embargo, también podemos lograr mucho si tan sólo somos conscientes unos cuantos, que con nuestro ejemplo podremos ir cada vez ayudando a otros a despertar 🙂 ¡Gracias por querer unirte!

  3. Muy buenos consejos, ójala nos impliquemos todos en llevarlos a cabo! Debemos ser más responsables y ya no solo cuidar, como bién dices ya se trata también de reparar el daño , me uno a tu propósito de este año!

  4. La verdad es que asusta la vorágine consumista a la que nos enfrentamos en estas fechas. Es precisaente en estos momentos cuando tenemos que ser más conscientes y más respetuosos con el medio ambiente.
    Gracias por la información!

    • Hola Paloma, desafortunadamente, la lista de fechas importantes ya cubre todo el año. Después de fin de año pasamos a reyes, luego San Valentín, día de la madre, día del padre, día del niño, día de la secretaria, día del idioma…siempre tendremos una disculpa que suene a razón para gastar. Por esa razón, la consciencia debemos cargarla siempre. Aunque claro, estas fechas exageran un poco todo y son un buen momento para comenzar a actuar tratando de mejorar las cosas 🙂

  5. La verdad que estamos muy acostumbrados al consumismo y ha celebrar la Navidad de manera ostentosa. Esto cada día se esta americanizando más…
    Es difícil seguir tus pasos, pero se intentará

    • Hola Sonia, estoy segura que una vez que comiences a intentarlo te vas a dar cuenta que es mucho más fácil de lo que te imaginas Vivir en armonia con nuestro entorno es algo que llevamos en nuestro ADN, solo hay que recordarlo y despertar los genes dormidos

  6. ¡Hola! Muy de acuerdo, somos parte de un todo. Tienes razón también al señalar que no lo sentimos así y esa separación que percibimos ha hecho que nos desconectemos del impacto o la huella ecológica que dejamos cada día con muchas de nuestras acciones.
    No voy a negar que algunas de las cosas que hago afectan sin embargo reutilizo desde hace más de 10 años mis adornos navideños y los guardo con amor por lo que están en excelente estado; cada 2 años compro uno o 2 para refrescar pero el resto ya llevan rato. He reducido mi compra de regalos a lo justo y necesario y estoy haciendo algunos artesanales, que son menos elegantes pero más significativos. ¡Gracias por recordarnos esto!

    • Hola Dalma, ¡genial lo que haces con tus adornos! Eres un ejemplo a seguir. Además, con esa parte cubierta, te será mucho más fácil seguir a los otros puntos

Deja un comentario