Algunos apuntes sobre el azúcar (segunda parte)

Ya que abrimos la puerta a este tema del azúcar, demos algunos pasos para ir un poco más allá. Como te conté en la primera parte, mi interés no es repetir una vez más las razones por las que el azúcar no es saludable. Para eso ya hay muy buena información en varias partes (si quieres conocerla, pregúntame). Lo que espero lograr, es que tengas herramientas prácticas, que te sean útiles a la hora de tomar decisiones que estén relacionadas con el azúcar.

Experimentar

Si me sigues desde hace un tiempo, seguro me habrás escuchado decir alguna vez que el cuerpo es como un laboratorio de experimentación. En la medida en que todos somos diferentes y únicos, probar es la única forma segura que tenemos para saber qué nos sienta bien y qué no.

Con esto en mente, puedes comenzar a responderte algunas preguntas, ¿sabes cuáles son los efectos del azúcar sobre tu cuerpo? Es decir, conoces las reacciones que tienen tu cuerpo y tus emociones cuando consumes azúcar. Y me refiero a todos los tipos de azúcar, incluso esos que andan escondidos. ¿Sabes si tu cuerpo reacciona diferente cuando consume miel a cuando le das algo con panela?, ¿te sientes igual cuando te comes un helado hecho en casa que cuando te comes uno comercial?

Si aún no has hecho este ejercicio, te invito a que lo intentes. Te insisto en que prestes atención también a tus emociones, porque lo que comemos tiene efectos directos sobre nuestra química corporal, y esa a su vez, influye en nuestro comportamiento. Presta atención a qué sientes y cómo te sientes mientras comes y después de comer.

¿Con qué endulzar?

Es probable, que con el ejercicio que te propuse anteriormente, hayas descubierto que hay unos endulzantes que te van mejor que otros. Sin embargo, quizás te sigas preguntando cuáles son los mejores.

Aquí aclaro que estoy haciendo referencia a los azúcares añadidos, es decir, ese que agregamos a la preparación de nuestros alimentos. En este caso, si te doy mi opinión sincera, creo que lo mejor es no endulzar. Y no, no te voy a dar una larga lista de endulzantes prohibidos. No creo en las prohibiciones. En cambio, te cuento que lo que hacemos en casa, es valernos de ingredientes que sumen un toque dulce, en vez de añadir azúcar. Por ejemplo, frutas frescas o especias dulces como la canela, el clavo, la vainilla… (te pongo esas porque son mis favoritas 😉). Te invito a que seas un poco atrevido. Atrévete a probar mezclas, texturas y sabores. Tendrás resultados inesperados y te divertirás intentando.

Para algunas personas, lograr el objetivo de no añadir azúcar puede requerir un proceso gradual. Si a ti te pasa eso, no te juzgues, ten paciencia. Y no te pierdas el audio que te dejo aquí.

Retira el dulce poco a poco, de manera que le des tiempo a tus papilas gustativas, tu cerebro y tus órganos, para acostumbrarse a las nuevas condiciones que le estás imponiendo. Si eso es lo que quieres, que se logra se logra, solo tienes que tener paciencia y encontrar la mejor manera para hacerlo.

Puede pasar, que durante ese proceso, comiences a sentir algunos cambios en las reacciones de tu cuerpo y tus emociones. Por lo general, cuando se disminuyen las cargas de azúcar añadido el cuerpo comienza a sentirse mejor. Vuélvete curioso, presta atención para que puedas saber exactamente cómo estás reaccionando. Seguro que eso te dará ganas de seguir intentando y experimentando 😉

Asegúrate de la buena calidad

Sea cual sea la opción que tú elijas, procura que sea lo menos procesada posible. Si ya estás decidido a dejar el azúcar blanca refinada y quieres pasarte a una opción más “sana”, vas a encontrarte con muchas posibilidades. Experimenta y prueba la que más te guste y la que te venga mejor según tus necesidades.

Otro asunto que es bien importante, es que te asegures de utilizar productos de buena calidad. Por ejemplo, si quieres intentar con la estevia, lee los ingredientes. Es común encontrar productos que se venden con estevia y no lo son. La estevia es una planta, lo que se usa para endulzar es la hoja de esa planta. La forma más natural de consumirla es usando la hoja seca molida, eso es un polvo muy fino de color verde. También puede ser una reducción de la hoja, que se hace al hervirla con agua. Eso es un líquido de tono marrón. Los polvos blancos que se vende como estevia, son en realidad productos procesados con algún mínimo extracto de la planta. Compruébalo al leer la etiqueta.

Como el ejemplo de la estevia puedes encontrar muchos otros en cualquier endulzante. Los engaños en las listas de ingredientes suceden con la miel, con los azúcares morenos y mascabados, con la panela… En serio, te puede pasar con casi cualquier cosa. Lo bueno es que ya sabes qué hacer para evitarlos 😊

Por último, recuerda que si llega a haber una receta, o una ocasion especial a la que no le vale una de las sustiticones u observaciones que te he propuesto, no pasa nada. Tan solo asegúrate de que no se trate de una práctica diaria, trata de ser consciente cuando lo haces y, lo más importante, ¡Disfruta!


Ahora es tu turno, cuéntame cuál es el endulzante que utilizas con mayor frecuencia. Y si te gustó este texto, o crees que puede serle útil a alguien más, compártelo. Ayúdanos a que cada vez seamos más los que buscamos un mundo más saludable y feliz.

8 comentarios en “Algunos apuntes sobre el azúcar (segunda parte)”

  1. El azúcar… ese amigo de toda la vida, que algunos intentamos dejar de lado porque no nos sentimos bien en su presencia. Aunque es bueno consumirlo lo menos posible, siempre hay un momento en el que apetece, y más con la llegada del verano, en la forma de un rico helado.
    Conocía sólo algunos de los azúcares que mencionas. La verdad es que hay más variedad de la que parece.
    Unos apuntes muy interesantes, Ana.
    Un saludo!

    • Azúcar hay por todas partes, por eso, más importante que dejarlo, es aprender a identificarlo y conocer nuestra relación con él. Así podremos hacer elecciones más conscientes y más acorde con nuestros gustos y necesidades.

  2. Wow, apenas te sigo, y me doy cuenta de algunas cosas importantes sobre el azúcar y además, sobre las opciones que tenemos para endulzar, seguiré leyendo tus post!

    • Hola Abryl, ¡bienvenida! Espero que entre estas líneas sigas encontrando información que te sea muy útil y te ayude a llevar una vida más saludable y feliz 🙂

  3. Con este post me matas, a mi que me encanta el dulce… Ana ¿y cuando el cuerpo te pide dulce? Hay veces, sobre todo por la tarde que tengo una necesidad de comer dulce tremenda, ¿a qué se debe? ¿Y cómo se combate?

    • Hola Carmen, cuando el cuerpo anda con «antojos» es porque tiene algo que decirnos. Puede ser un patrón aprendido culturalmente, la ausencia de algún nutriente, o incluso, hasta un asunto emocional por resolver. Mi sugerencia es que no lo «combatas», intenta escucharlo y trata de averiguar qué te está diciendo, qué es lo que le está faltando.

  4. Hay que saber diferenciar el tipo de azúcar consumidos, hace unos meses empecé a cuidar la boca y ahora me doy cuenta que era una burrada el azúcar que ingería diariamente.

    • Que bueno que ya eres más conscientes de tu consumo. Seguramente con ese paso dado te será más fácil encontrar herramientas para sentirte más saludable.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies