Crema de zanahoria y cúrcuma

Esta crema puede ser, si así lo quieres, el mundo de entrada a los patés vegetales. Los patés vegetales se utilizan mucho en la cocina cruda, sólo falta un poco de imaginación para idear mezclas que pueden terminar siendo unos platos deliciosos. Como este es el primero que comparto contigo, escogí uno que me encanta, y que además, es facilísimo de hacer.

Yo lo he probado y reprobado, y nunca ha recibido un mal comentario. Es más, desde hace un tiempo, es el escogido para llevar de regalo cada vez que nos invitan a algún lugar.

Pero, ¿quieres saber qué es lo mejor de los patés vegetales? Son totalmente versátiles. En la medida en que se trata simplemente de vegetales molidos, mezclados a veces con alguna grasa (como en este caso), pueden ser convertidos con mucha facilidad en varias cosas. Si lo dejas tal cual como te lo muestro en la receta, es una deliciosa crema para untar. Si le agregas un poco de agua y algo ácido, ya tienes un rico aderezo para una ensalada. Si le pones agua suficiente y lo mezclas bien, hiciste sopa en menos de un minuto. Cualquiera de estas opciones es perfecta para un Lunes sin Carne 😉

Además, bien almacenado te dura mucho tiempo en la nevera. Entonces, si eres de los que le gusta cocinar una vez para varios días, esta puede ser una opción que te suene. Así que, pongamos manos a la obra.

Los ingredientes:

  • 2 zanahorias medianas
  • ½ rama de apio
  • 1 cm. de jengibre fresco pelado
  • ½ diente de ajo (opcional)
  • ½ taza de marañones/anacardos/nuez de la india/cashews/nuez de cajú*
  • El zumo de ½ limón
  • ½ cucharada de cúrcuma
  • Sal de mar al gusto

Un chorrito de aceite de oliva (opcional para darle una textura más suave)

*Las nueces puedes reemplazarlas por 1 aguacate pequeño. El asunto con el aguacate, es que si no consumes toda la crema de inmediato, puede cambiar su color.

El procedimiento:

Lo único que tienes que hacer es poner todo (menos el aceite de oliva) en una licuadora, preferiblemente de alta velocidad, o en un procesador de alimentos. Todo se tritura muy bien hasta que obtienes una mezcla cremosa y homogénea.

Es probable, que tengas que agregar un par de cucharadas de agua, para lograr que los ingredientes se incorporen mejor.

Una vez obtenida la crema, puedes agregar el aceite de oliva y volver a licuar o procesar, de esa forma, la mezcla comenzará a suavizarse.

Cuando ya esté lista, se envasa en un frasco de vidrio con tapa y se mete a la nevera. Una recomendación importante, es cubrir la crea con una pequeña capa de aceite de oliva. El aceite, permite que no le entre oxígeno, de esa forma la mezcla refrigerada se conservará por mucho más tiempo.

6 comentarios en “Crema de zanahoria y cúrcuma”

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies