El proyecto de los 100 días

Hace poco escuché por primera vez sobre el Proyecto de 100 días. Ma. José Flaqué, de Mujer Holística, lo publicó en sus redes sociales y me contagió el bichito para ponerme a buscar más sobre él. La propuesta nace desde una serie de montajes y expresiones artísticas. Pero ha sido capaz de trascender la disciplina, o las puras ganas de expresión, y ahora muchas personas la usan como una forma de auto-comprometerse consigo mismas.

Lo que sugiere, es que durante 100 días, se realice una actividad y se exponga en redes sociales. Originalmente, se trató de hacer un dibujo, un baile, un escrito. Ahora, como les decía anteriormente, la cosa va más allá. Cada quien está buscando hacer algo que sea simbólico o representativo para ellos. Ya sea porque quieren comprometerse con algo, o simplemente porque intentan finalizar algo que nunca han podido acabar. La verdad es que las razones y ocurrencias detrás del proyecto son muy inspiradoras.

No cabe duda, de que se trata de una interesante forma de generar compromiso, pero también, puede resultar una muy útil herramienta en la formación de un hábito. Una de las condiciones principales en la adquisición de un hábito es la repetición. No se puede decir con exactitud cuántas veces haya que repetir algo para que el cerebro lo reconozca como un hábito. Cada ser humano es distinto, y en esa medida, cada cerebro es distinto. Tal vez a algunos les tome unos pocos días, y a otros varios meses. Lo que si es seguro, es que es algo que definitivamente sucede, tarde o temprano.

¿Efectivo?

De este proyecto me llaman la atención, principalmente, tres cosas. Considero que pueden ser reales potenciadores de la acción que se escoja. Una, es que al obligarse a publicarlo, automáticamente se está creando un registro. Dependiendo lo que se haya decidido hacer, ese registro puede ser un buen elemento de evaluación y auto-comparación en algún momento en el futuro. Lo segundo, es que genera una acción de presión grupal. Cuando púbicas lo que estás haciendo, tienes a la gente a tu alrededor mirándote, esperando el resultado de tu acción. Eso hace que, al menos en muchas personas, se aumente la motivación de terminar lo comenzado. Ya sé, ya sé, que la presión no es algo que funcione para todo el mundo, peeeeero, nada se pierde con intentar.

Foto por Benjamin Balazs, tomada de unsplash.com

Por último, es probable que el registro que estás haciendo reciba apoyo y comentarios. Es más, hasta puede ser que se genere una comunidad alrededor de tu esfuerzo. Eso es algo que definitivamente genera soporte y te va a motivar a continuar. Y no soy la única que lo cree, ya son varias las estrategias que se han puesto a prueba utilizando ese principio. Un buen ejemplo de eso, es la aplicación You.

La propuesta saludable

Dicho esto, ¿qué tal si le sacamos provecho al famoso proyecto de 100 días? Te propongo que escojas un hábito que quieras cambiar. Piensa en una acción que te podría ayudar a mejorarlo y proponte realizarla durante esos 100 días. Si quieres, puedes unirte con alguien que también quiera realizar su propio proyecto, así se darán apoyo y estímulo. No importa si se trata de alguien a quien no le interesa cambiar un hábito. Lo que cuenta es encontrar motivación y mantener la constancia. También puedes seguir a alguien que ya lo esté realizando y motivarte a llevar a cabo tu acción al ver sus imágenes.

Cuando termines, evalúa tu avance. Seguro que te vas a sorprender de lo mucho que eres capaz de lograr.

¿Quieres contarme cuál va a ser tu proyecto? Déjamelo en los comentarios.

Recuerda también, que existe mi taller Cómo establecer y fijar un hábito. Se me está ocurriendo proponerle, a quienes asistan, que creemos un grupo para compartir nuestros proyectos de 100 días. ¿Te gustaría?

 

2 comentarios en “El proyecto de los 100 días

  1. Suena super el proyecto¡¡ me gustaría darme 20 minutos al día para hacer cosas que me gustan, me conectan conmigo y me hacen feliz.. suena raro pero entre tantas obligaciones he dejado de hacer cosas que me agradan.

    • Que no te suene raro Gaby, es muy normal que nos vayamos olvidando de nosotros mismos. Lo bueno, es que tú ya lo notaste, y ahora que eres consciente de eso puedes tomar acción. Sobre todo con algo tan importante como vivir una vida que te guste y en la que te sentad feliz.

      Recuerda que este domingo que viene tenemos en vivo, el taller digital sobre hábitos, se me hace que podría serte de mucha utilidad en tu propósito

Deja un comentario