Guarapo ‘e piña

A esta receta le tengo mucho cariño, no sólo porque es muy fácil sino porque se la aprendí a mi papá. Él mantiene permanentemente esta bebida en su nevera, es su forma de asegurarse su dosis diaria de probióticos. De hecho, la foto que compaña este texto, la tomé en su casa hace unos meses, cuando estuve de visita.

A mí me pasa que se me hace muy fuerte el sabor. En general me pasa eso con todos los fermentados, así que, tratando de acomodar los buenos hábitos a mis gustos y necesidades, he descubierto que son una base líquida perfecta para los smoothies. Así me los tomo sin chistar y maximizo cantidades su poder, mientras obtengo una buena dosis de probióticos.

Pero bueno, sin más preámbulos, los dejo con la facilísima receta. Primero, los ingredientes:

  • La cáscara de una piña
  • 1,5 litros de agua
  • 3-4 cucharadas de miel o panela rallada

Ahora, cómo se hace:

  • Se ponen todos los ingredientes en un frasco de vidrio, se revuelen bien y se tapan.
  • Se esperan de 1 a 4 días a que suceda el proceso de fermentación. El tiempo dependerá del clima y la humedad del lugar que habites. Y de lo “fuerte” que te guste la bebida.
  • Es recomendable destapar el frasco todos los días para que salga el gas que se va produciendo con la fermentación.
  • Cuando esté listo, se cuela, se envasa y se refrigera.

¿No les parece que está muy fácil? Después de esto no hay excusa para no incluir los fermentados en nuestra vida 😉

Si saben de otras formas para obtener probióticos en su dieta diaria no duden en contarnos e inspirarnos a todos con #inspiracionanasaludable

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies