Leches vegetales

Sobre las leches vegetales se dicen muchas cosas, algunas buenas, algunas malas. La verdad, es que como con cualquier alimento, si son buenas o malas dependerá de los gustos y necesidades que tenga cada quien. Nosotros en casa hemos decidido reducir lo que más podemos el consumo de lácteos, así que estas opciones vegetales nos vienen de maravilla. Sobre todo a la hora de cocinar y probar recetas.

Poco a poco, de tanto probar y experimentar, hemos ido aprendiendo a saber cuál nos gusta más, cuál nos gusta menos, cuál preferimos para tal o cual receta. Es que no se crean que la única posibilidad es la leche de almendras. Esa simplemente se ha vuelto la más comercial, pero la verdad, es que se puede hacer leche con casi cualquier fruto seco, semilla o cereal.

En este post, quiero centrarme en cómo hacer las leches vegetales. Es algo muy sencillo y se utiliza el mismo procedimiento para prácticamente cualquiera que se desee hacer. Además, el sabor de las hechas en casa siempre va a ser mucho mejor que las que se consiguen en el supermercado. Eso sin contar con que las leches vegetales comerciales, suelen traer añadidos indeseados, endulzantes, espesantes, saborizantes, a veces hasta colorantes. No te creas que por estar comprando una leche vegetal estás siendo muy saludable, eso sólo pasa si lees los ingredientes y te aseguras de no estar consumiendo una de las porquerías químicas que les ponen. Mucho mejor aún, si te animas a hacerlas en casa, así te aseguras de que contengan solamente lo que tú les quieras poner 😉

Los ingredientes:

  • 1 taza de cualquier fruto seco, semilla o cereal. Preferiblemente crudo, que no esté salado, endulzado, tostado, frito, etc. La única excepción es el arroz que se utiliza cocinado en pura agua, sin sal ni endulzante.
  • 3 tazas de agua. Esta cantidad puede variar un poco dependiendo de que se vaya a hacer la leche, y que tan espeso se quiera el resultado final. Lo mejor es probar e ir ajustando al gusto de cada quien. Por ejemplo, en la leche de arroz, yo sólo uso 2 tazas de agua por 1 de arroz.
  • Opcionales: endulzantes (miel, azúcar mascabada, dátiles, yacón, estevia) y saborizantes (principalmente canela y vainilla).

Cómo hacerlo:

  • Desde la noche anterior, se pone a remojar el fruto seco, semilla o cereal con que se quiera hacer la leche. Al otro día, se bota el agua del remojo y se lavan bien. Si tienen cáscara (almendras, avellanas, etc.), se les quita.
  • Se ponen en una licuadora con las 3 tazas de agua. Todo se licúa muy bien, hasta que ya prácticamente no se vean pedacitos del fruto seco, semilla o cereal.
  • La leche resultante, se pasa por colador finito o, un colador de tela. Aquí hay que ser recursivos, si no tienes colador de tela, puedes usar un limpión, una camiseta vieja…cualquier cosa. Sólo asegúrate que esté muy limpio.
  • Si se quiere saborizar o endulzar la leche, después de haber sido colada, se regresa a la licuadora. Se le agrega lo que se desee y se licúa hasta que se incorporen todos los ingredientes.

evsouv1eyxy-rachael-walker

A tener en cuenta:

  • ¿Por qué se ponen a remojar las nueces, semillas o cereales? Para activarlas. Esto es necesario porque los frutos secos, las semillas y los cereales, están recubiertos por unos inhibidores enzimáticos. Si consumimos esos inhibidores, vamos a estar obstaculizando la acción de nuestras enzimas digestivas. Es por eso, que para algunas personas, resulta difícil comer algunas nueces, semillas o legumbres (que también tienen inhibidores enzimáticos). Si los frutos secos, semillas y cereales, se dejan en remojo por varias horas y luego, se lavan muy bien antes de usarse, se logra desactivar o “lavar”, las sustancias inhibidoras.
  • Para hacer cualquier leche vegetal se usa el mismo procedimiento, no importa si se trata de alpiste, quinoa, alguna nuez, etc.
  • La única diferencia es la de avena. Como la avena en hojuelas ya es un cereal procesado, no es necesario activarlo. Se remoja solamente para ablandarla y que sea más fácil de licuar. Por esa razón, no es necesario botarle el agua del remojo, esa misma se puede usar para el licuado.
  • En el caso de la leche de coco, puede hacerse bien sea con la carne del coco fresco (que no se dejaría en remojo), o con coco rallado sin azúcar (que al igual que las semillas y los cereales, se dejaría en remojo desde la noche anterior).

Si quieres ver un video donde te muestro cómo hacer leche de almendras, puedes dar click aquí.

2 comentarios en “Leches vegetales”

  1. Pingback: Puré de papa sin lácteos - Ana Saludable

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies