Meditar desde el alma y para el alma

La meditación es de las últimas cosas sobre las que investigué en mi proceso de cambio de hábitos. En mi cabeza racional de entonces, era mucho más importante darle cabida a lo que me resultaba química y físicamente tangible. Por eso comencé por la alimentación y la actividad física. De todas maneras, entre más leía, más me encontraba con que meditar era importante para tener un cambio de hábitos exitoso. Sin embargo, por alguna razón, lo iba dejando “para después”.

Además, me parecía algo complicado de hacer. La verdad, es que no sé exactamente qué era lo que esperaba que pasara. Según yo, meditar no era algo que pudiera comenzar a hacer sin una preparación y muchas condiciones previas cumplidas…estaba tan equivocada…

¿Qué esperar de la meditación?

No sé si a tí te pase, pero yo tenía esta idea deformada de relacionar la meditación con estados especiales de la conciencia o el ser. Pensaba que al meditar terminaría levitando, o asumiendo quién sabe qué extraña posición corporal. La verdad es que no sabía que esperar realmente, pero creía, que debía ser algo extraño o surreal.

Escuchaba a la gente decir que meditando encontraba respuestas. ¿Cómo era eso?, ¿acaso se sentía una voz susurrando en el oido, o aparecían letreros ante los ojos? En el fondo, era algo que me asustaba un poco. Si no podía racionalizarlo, me era fácil entenderlo. Era mejor no meterse con eso.

El asunto es que, un día me topé con un artículo que describía la meditación para principiantes como algo muy básico. La idea me sonó, así que decidí arriesgarme a probar. Me sorprendió lo qué pasó. Resultó ser algo absurdamente fácil y muy gratificante. Además, era cierto el asunto de las respuestas. Sólo que nadie me las dijo, comencé a sentirlas en el alma. Es como si poco a poco se fuera despertando un ser dormido, más tranquilo, más intuitivo, más presente.

Ante tan agradable sorpresa, decidí comenzar a adoptar la práctica casi a diario. Me gustaba cómo me sentía al hacerlo, sentía que el día entero se me arreglaba si lo comenzaba meditando.

No dejes para mañana…

Con el tiempo y a medida que estudiaba más sobre el asunto, comencé a encontrar esas “razones”, que mi cabeza analítica necesitaba para aceptar la meditación como una práctica válida y necesaria en un cambio de hábitos. Aparecieron estudios científicos y opiniones médicas que demostraban las reacciones químicas y físicas que produce la meditación en el cuerpo. Para ese momento, yo ya había comprobado todo eso sin necesidad de leerlo en un libro o en un artículo reconocido. Lo había vivido. Y había entendido que es la más importante herramienta que se puede aprender a usar si se quiere una vida más saludable y feliz.

Ahora, es de las primeras cosas que le sugiero a mis clientes. Creo que no tienen que pasar por lo mismo que yo, que en mi proceso autodidacta de cambio de hábitos, no tuve quién me explicara la importancia de esa poderosísima fuerza.

Por eso también escribo esto, porque tampoco tiene que pasarte a tí. Yo puedo contarte, a través de mi experiencia, que los ejercicios de respiración y relajación y la meditación no es algo que hay que ir dejando “para después”. Entre más temprano en el camino se decida asumirlos como una práctica diaria, será también más pronto que se comiencen a sentir los beneficios.

Eso sí, quiero hacer una aclaración. Creo firmemente en su poder, y en la necesidad de hacerla parte de la vida diaria, al igual que con los demás hábitos saludables. Pero, se trata sólo de una pieza más del rompecabezas que es necesario que cada quien vaya construyendo a su medida. No podemos echarle a ella la culpa de todo lo bueno o todo lo malo…que tiene mucho que ver es algo que no pongo en duda. Pero que hay que ayudarle con otras cositas y buenos hábitos, también es algo completamente cierto.

Imagen de Rares Peicu, tomada de Unsplash.com

¿Cómo se hace?

Lo primero es no asustarte pensando ¿cómo lo voy a hacer? Tampoco es necesario comenzar con meditaciones largas o visualizadas. Cinco minutos diarios de respiración controlada en un ambiente tranquilo son más que suficientes, para que el cuerpo comience a encontrar tranquilidad y una mejor salud, que al fin y al cabo es lo que todos estamos buscando, ¿no?

Te voy a tratar de hacer un resumen rápido para que te arriesgues a probar. Es que no importa lo mucho que yo pueda hablarte sobre las maravillas de eso ejercicios de respiración, lo que importa es que los pruebes y decidas por ti mismo si sientes o no los beneficios de aprender a respirar y aquietar la cabeza.

  • Lo primero que necesitas es sentarte en un lugar y una posición en la que te sientas cómodo.
  • Luego, cierra los ojos y trata de concentrarte en tu respiración. Tan sólo eso. Vas a sentir como el aire entra y sale de tu cuerpo. Trayendo vida cada vez que ingresa y llevándose consigo la tensión y la preocupación cuando sale. Ese ir y venir del aire, te va a provocar cada vez más y más, una sensación agradable de relajación y tranquilidad.

Es probable, que justo en el momento en que intentas hacerlo, se te pasen mil cosas por la cabeza. No te preocupes, es lo más normal del mundo. Lo que hay que hacer es comenzar a ver esas imágenes como una película, sin anclarse a ella. Déjala pasar, tú simplemente, concéntrate en tu respiración y la relajación que te produce.

¡Eso es todo! ¿no te parece fácil? 5 minutos diarios de ese ejercicio, preferiblemente en la mañana, antes de comenzar el corre corre del día. Lo mejor, es que se trata de una herramienta potente y portátil a la que todos tenemos acceso ¿Por qué desaprovecharla?

Otras sugerencias

Si quieres ver estas instrucciones en un formato más gráfico, puedes verlas en este video. No es una gran producción pero puede resultarte de mucha utilidad 😉 Además, puedes darte una vuelta por mi perfil de Soun Cloud, ahí he colgado algunos audios de meditaciones guiadas.

Para despedirme, te quiero pedir, que si este texto te fue útil, o crees que puede servirle a alguien que conoces, por favor lo compartas. Tengo la seguridad de que el mundo necesita cada vez más gente meditando. Si estás de acuerdo, pongámonos manos a la obra 😉

También, te dejo una infografía que suelo utilizar en mis conferencias y con mis clientes cuando hablamos de este asunto. Es un resumen gráfico de los beneficios físicos que pueden obtenerse con la práctica diaria de la respiración controlada. Espero que te inspire:

Beneficios de la respiración

13 comentarios en “Meditar desde el alma y para el alma

  1. La verdad es que sí que antes de practicar o leer sobre el tema acostumbramos a pensar que será muy difícil o que eso es sólo para los monjes budistas y cuando te pones a ello es placentero y más sencillo de lo que parece. También la gente se piensa que por obligación tienes que poner la mente en blanco, por ejemplo. En mis programas le doy un peso importante a aprender a escuchar la propia respiración, aprender a respirar desde un nivel profundo y practicarlo, como tu dices, aunque sean 5 minutos diarios.

    • Aprender a escuchar nuestra respiración, es comenzar a conectar con nosotros mismos. Como tú bien dices, es mucho más sencillo de lo que parece, y tan, pero tan productivo 🙂

  2. Yo también pensaba que esto de la meditación requería mucha preparación y era algo muy místico, pero al leerte me ha parecido sencillísimo. Creo que voy a probar a meditar algunos minutos al día a ver si empiezo a notar cambios positivos. Desde luego tu infografía da que pensar, así que, por qué no probar? Gracias por la información.

  3. ¡Hola! He practicado la meditación sin embargo mi mente revolotea demasiado por ello me ha encantado lo que sugieres de enfocarse en la fase inicial solo en la respiración y dejar que corra la película. A mí otra cosa que me ha funcionado, porque amo el mar y me mueve a un sitio muy especial, es visualizar el mar y sentir que camino por la arena. Tal vez no es una meditación pero con eso paro el ruido en la cabeza y me conecto con ese momento y mi alma. Gracias, gracias, gracias.

    • Hola Dalma, claro que lo que haces también es una forma de meditación. Existen muchas y muy variadas formas de meditar. Esa que te propongo con la respiración es tan sólo una que resulta muy fácil y efectiva. Sin embargo, no debemos dejar de lado esas otras actividades que nos ayudan a enfocar nuestra atención y calmar nuestras emociones y pensamientos.

  4. ¡Hola, guapa!
    ¡Cuántas buenas razones para meditar hay en tu post! Llevo meditando desde hace más de cinco años y lo recomiendo al 100%. Soy una persona muy nerviosa y meditar me ha ayudado a conectar conmigo misma y a reducir mi estrés que en algunas épocas del año sube mucho por acumulación de trabajo. Gracias a la meditación y al yoga consigo controlarlo y no enfermar. Es verdad que a veces voy tan rápido que me olvido de meditar. Entonces reconduzco la situación y vuelvo a ello. Generalmente porque mi cuerpo me da un aviso. Gracias por el post. Un abrazo.

    • ¡Gracias a ti por leer! Algo que me encanta de la meditación, es que te enseña a volver a lo básico. A veces lo olvidamos cuando nos llenamos de tanta cosa, pero ahí está nuestra respiración para regresarnos al centro.

  5. La verdad es que siempre he pensado que la meditación sería algo muy profundo y que requiere un nivel alto de exigencia. Sin embargo, cada vez veo más gente accediendo a ella. Y cada día llama más mi atención.

    • Hola Elena, el nivel de profundidad y exigencia de la meditación depende de cada quien. Como con cualquier hábito en tu vida, lo más importante es adaptarla a tus gustos y tus necesidades, así podrás hacerla sostenible en el largo plazo y será fácil encontrar y crear motivaciones para practicarla a diario. Además, a la hora de comenzar, puedes hacerlo con ejercicios muy pero muy fácil. Si llegas a querer iniciar en ella y no sabes muy bien cómo o por dónde, recuerda que aquí estoy. Me encantaría ayudarte 🙂

  6. Desde hace unos meses, recuperé el hábito de meditar. Es algo que me llena y me llena de energía y vitalidad. Además, me mantengo más concentrada durante todo el día y enfocada en lo que quiero. Creo firmemente que es algo que debería de enseñarse desde pequeños. Yo ahora que tengo hijos, es algo que quiero empezar con ellos, porque sé que les va a aportar mucho para todo lo que hagan en sus vidas ¿Me das algún consejo?. Me ha encantado tu post.

    • Qué bueno que te haya gustado el post y mucho mejor que ya tengas a la meditación como un hábito 🙂 Para los niños, trata de hacer ejercicios cortos y activos, así no perderán su atención. Funcionan muy bien las meditaciones activas y las visualizaciones. Como meditación activa puedes usar la danza, la pintura, la atención plena mientras hacen alguna actividad que les guste, etc. Para las visualizaciones, llévalos a espacios que les gusten, utiliza colores vivos y brillantes e invítalos a hacer actividades mágicas en su imaginación. Espero que esto te ayude y si sientes que necesitas más guía, no dudes en escribirme, estaré feliz de ayudarte.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies