Mermelada cruda de mango

Esta no es la primera receta de mermelada casera que les comparto. Si no te acuerdas, sólo tienes que dar click aquí. Tampoco es la primera de una mermelada cruda (para esa, puedes dar click aquí). Sin embargo, esta tiene de particular, que puedes hacerla con cualquier fruta, y el procedimiento siempre va a ser igual, siempre te va a traer los mismos beneficios. Sólo necesitas algunos ingredientes y algo de paciencia.

Los beneficios de comerse la fruta cruda, es que se mantienen inalteradas las enzimas y vitaminas que son sensibles al calor. Por ejemplo, la vitamina C, que está presente en una gran cantidad de frutas y verduras, y que es tan necesaria por ser un potente antioxidante, desaparece casi en su totalidad, cuando es sometida a altas temperaturas.

Entonces, al probar de tanto en tanto con esta receta de mermelada, te vas a asegurar de aprovechar todas las vitaminas, minerales y enzimas de la fruta. Además, puedes potenciar algunas de sus propiedades, si decides añadirle especias como saborizantes.

Puedes, por ejemplo, ponerle canela, que es antiácida, ayuda a mejorar la digestión y tiene propiedades antivomitivas. También es antibacteriana y expectorante, por lo que resulta útil en las afecciones respiratorias. Es estimulante del sistema nervioso, y se le atribuyen beneficios para regular los ciclos menstruales problemáticos. Otra especie que tiene propiedades muy parecidas a la canela, es el calvo de olor, al que además se suma, que es antifúngico, y se le reconoce por su poder sobre las enfermedades bucales (dolor de muelas, problemas de encías, caries, etc.).

En la lista de las especias, también encontramos la vainilla (analgésica, tranquilizante, antioxidante…), el chile (analgésico, antimicrobiano, antiinflamatorio…), la pimienta (antioxidante, antiséptica…), el cardamomo (carminativo, antiespasmódico, expectorante…)…por tan sólo citar algunas.

¡Ah! Es que eso de volver medicina las delicias que comemos, es más fácil de lo que nos imaginamos.

La receta

Los ingredientes:

  • 1 mango maduro grande. Yo usé un mango porque fue la fruta que encontré de temporada pero, esta receta puede hacerse con la fruta de tu elección. Acuérdate que a tu cuerpo y al medio ambiente, les convienen más los productos locales, de temporada y orgánicos.
  • 2-3 cucharadas de miel, o cualquier otro endulzante líquido de tu preferencia. La cantidad exacta, va a depender de qué tan dulce o ácida esté la fruta, y por supuesto, de qué tan dulce quieras tu mermelada.
  • El zumo de un limón
  • 1 pizca de sal
  • 1/2 cucharadita de clavos de olor (opcional)
  • 1/2 cucharadita de canela (opcional)
  • 1/2 cucharadita de vainilla (opcional)
Mango macerándose
Mango macerándose

El procedimiento:

  • Lo primero que hay que hacer es partir la fruta en trozos pequeños y ponerla en un recipiente. Dependiendo la fruta que hayas escogido, puede ser necesario pelarla y quitarle la pepa (hueso).
  • A la fruta picada se le agrega el limón, la sal, el endulzante y las especias que prefieras.
  • Revuelve bien para integrar todos los ingredientes.
  • Deja la mezcla macerando por unas cuantas horas (al menos 2-3). Asegúrate de revolverla de tanto en tanto.
  • Pasadas unas horas, la fruta va a estar muy blandita. Ayudándote con un tenedor o una herramienta para hacer puré, desbarata la fruta hasta tener una consistencia de salsa espesa o mermelada.
  • Almacena refrigerado, en un frasco de vidrio con tapa. Ten en cuenta que como la fruta no está cocinada y no tiene conservantes, no dura mucho tiempo en buen estado (aproximadamente 2 días).
  • ¡Eso es todo!, ¿no te parece increíblemente fácil?

Dependiendo de la fruta que utilices, puede pasar que se genere mucha agua en el proceso de maceración. En ese caso, tienes dos opciones. Una, es que saques un poco del líquido antes de hacer puré la fruta. Si lo haces, no te deshagas del agüita, esa te puede servir para endulzar algún plato, agregar a tu smoothie, etc. La otra opción, es que te ayudes de algún aparato electrónico para lograr la consistencia final, una licuadora o un procesador de cocina, usados muy poquito y apenas lo suficiente para incorporar todos los ingredientes, pueden darte una deliciosa textura suave y homogénea.

Si decides hacer la mermelada y utilizarla en alguna de tus recetas, no dejes de contármelo, me va a dar mucha emoción saber de tus creaciones 🙂

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies