Pasta casera de tomate

Existen algunas recetas que son básicas en la cocina. Se utilizan con frecuencia y sirven bien sea porque son deliciosas en sí mismas, o porque son un excelente punto de partida para otras recetas.

Ese es el caso de esta pasta de tomate, que puede ser también una salsa de tomate. ¿Cuántas veces no hacemos recetas que utilizan pasta de tomate? ¡Un montón! Por eso, decidí compartirles nuestra versión casera que es muy fácil y rápida de hacer y queda muy pero muy rica.

Los ingredientes son:

  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • 3 Tomates de guiso, cortados en gajos
  • ½ cebolla cabezona blanca, cortada en pedazos grandes
  • 1 diente de ajo, cortado en pedazos grandes
  • 3 hojas de laurel
  • Sal de mar y pimienta al gusto

El procedimiento:

  • Lo primero que tienen que hacer es poner a calentar el aceite de oliva en un sartén, a fuego medio.
  • Cuando el aceite esté caliente, añaden los demás ingredientes y lo dejan en el fogón, revolviendo constantemente, hasta que el tomate y la cebolla se ponen muy tiernos y han soltado su jugo.
  • Se apaga el fogón y se dejan reposar un rato. Luego, se ponen en la licuadora (no es necesario agregarles agua) y se licúa todo hasta tener la consistencia deseada.
  • Si se quiere, de una vez, hacer una salsa de tomate, sólo hay que licuar muy bien hasta que la pasta esté muy suave y homogénea, y añadir un poquito de agua para que quede tan espeso como queramos.

Con eso listo, ya sólo es cuestión de poner a volar la imaginación con las muchas posibilidades que existen para utilizar esta delicia.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies