¿Quién es Ana Saludable?

¿Quién soy? Es una pregunta que me hago de tanto en tanto. Me gusta hacérmela, porque para responderla, tengo que hacerme otros varios cuestionamientos, ¿qué quiero hacer?, ¿qué me gusta hacer?, ¿a dónde quiero llegar?,…

Lo más emocionante, es ver cómo las respuestas van cambiando. Cada nueva experiencia, cada nuevo curso, cada nuevo cliente, cada nuevo grupo, todo suma para hacer cada vez más y más rica la definición de quién soy. También cambian las cosas que me gustan y me emocionan. Cada vez son más. Entre más estudio, más se va llenando mi alma de pasiones, descubro nuevas vocaciones, nuevas posibilidades. ¡Me encanta!

Sin embargo, a pesar de todo ese cambio y crecimiento, desde unos años, hay algo que permanece. Se trata de la razón más profunda de lo que quiero hacer, a lo que me quiero dedicar: compartir bienestar.

Cuando inicié Ana Saludable, hace más de dos años, lo hice porque quería contarle al mundo entero sobre las maravillas de los buenos hábitos, quería compartir mi experiencia para que, tal vez, le fuera útil a quien se identificara con ella. Desde entonces, he adquirido muchas más herramientas para compartir esa pasión por el bienestar, además, mi propio camino de crecimiento y auto-conocimiento ha sido intenso y muy enriquecedor. Todo eso, ha hecho que mis ganas por compartir las maravillas de la vida saludable, sean cada vez más fuertes.

Para eso estoy aquí, eso es lo que soy, eso es lo que quiero hacer. Me apasiona diseñar programas y talleres para implementar y establecer buenos hábitos, y me emociona pensar que van a ser útiles en la vida de quienes los realicen. Me emociono como una niña cada vez que tengo un nuevo cliente, y me esfuerzo con todas mis ganas antes de cada sesión, de cada taller, de cada meditación.

Convertirme en Ana Saludable, me permitió entender que era eso de no sentir el trabajo como una obligación. Lo disfruto en todas sus facetas, y cada día de cansancio es también un día de mucha satisfacción.

Claro está que todo no es color de rosa. Algunas veces (más de las que quisiera), hay frustraciones. Tener un emprendimiento en el mundo del bienestar, no hace que sea menos emprendimiento que otros, uno que, desde nuestra perspectiva tradicional, pueda ser considerado “más serio”. Por el contrario, cada vez somos más los que decidimos hacer de nuestro estilo de vida una profesión, así que la competencia nos obliga a esforzarnos con todas las ganas y a creer en nosotros.

Cuando comenzamos nuestros proyectos, estamos haciendo una apuesta por materializar nuestros sueños. Estamos escogiendo la actividad a la que vamos a dedicar nuestra vida. Y esperamos, por supuesto, que sea también, lo que nos de nuestro sustento para poder vivir.

Es por todo eso, que resulta tan difícil enfrentarse a un programa que no dio resultado, a un taller al que no se inscribió nadie, a un cliente que no asistió a su sesión, a un post sin comentarios, …Todo eso son cosas que a veces cuesta asimilar, porque créeme cuando te digo, que a cada acción se le ponen todas las ganas y todo el corazón.

Cada una de ellas, son sueños que se traen a la realidad, y eso significa tiempo, energía, conocimiento y dinero invertidos. Por eso, es que duele que no tengan la recepción con que fueron pensadas. Porque todas son una ilusión que espera poder ayudar a muchos. Que eso no suceda, se siente como echar a volar un globo que de repente estalla.

El asunto es que no sería una buena coach, si me diera por vencida. Entonces entiendo, que es el momento de poner en práctica lo que predico. Veo cada uno de esos momentos, como situaciones que están ahí para enseñarme a mejorar, para averiguar qué fue lo que salió mal y tratar de corregirlo. Y no me rindo, hago lo posible por llenarme de ganas y continuar.

Por eso es que sigo aquí, porque a pesar de los tropiezos, siguen siendo más fuertes las ganas de compartir, y la ilusión con la que comenzó todo esto en vez de disminuir, crece.

Así que ya sabes, si sigues a gente que trabaja en el área del bienestar, puedes estar seguro que ponen el alma en cada proyecto. Sin importar si somos coaches, médicos, nutricionistas, sicólogos, terapeutas, …hacemos esto de corazón y vivimos nuestra pasión, pero también, a veces nos sentimos solos. Es parte del precio que pagamos por trabajar de forma virtual. Tal vez parezca irónico, pero es una realidad, que usar el internet para hacer masivo el mensaje, a veces hace que sea un trabajo en soledad.

La maravilla en todo esto, es que siempre existen soluciones. Si crees que lo que hacemos es valioso, y alguna vez nuestro trabajo te ha sido útil, puedes demostrarnos tu solidaridad respondiendo a nuestras invitaciones, leyendo nuestros correos, comprando nuestros programas o productos, comentando nuestros post, recomendándonos con tus amigos…En una palabra, haciéndonos saber que estás ahí, que no estamos solos y que lo que hacemos vale la pena.

Ana Saludable sigue aquí, firme y sin ganas de moverse, aunque con muchos planes para seguir creciendo. Agradezco de corazón ese mensaje que me has escrito, ese comentario que has hecho, ese me gusta, ese taller, esa sesión…cada una de esas cosas han sido alimento para mi alma, para mi pasión, para mi vocación. Eso que tú me das es parte importante de la respuesta cada vez que me pregunto ¿quién soy?

8 comentarios en “¿Quién es Ana Saludable?

  1. Muchas gracias por abrir tu corazón y tu alma. ¡Mucho ánimo! Aunque pueda que de este lado de la pantalla algunos seamos más silenciosos, o mudos, somos muchos quienes te leemos y nos beneficiamos de tu pasión, conocimiento y generosidad. Pero ante tu invitación, aquí hacemos presencia para que sepamos que tanto en el mundo virtual como en el real estamos apoyando tus iniciativas.

    • Gracias a tí mi amorcito corazón, por escuchar mi corazón y mi alma cada vez que los abro, en el mundo virtual, y sobre todo en el real.

  2. Mi amor,gracias!!!es lo menos que merece,tanta dedicación,para ayudar a las personas que necesitamos de ayuda para cambiar los malos hábitos,pero estoy segura que muchos como yo,estamos agradecidos por sus conocimientos.Un gracias y ahí vamos en la lucha de un csmbio

  3. Arriba Ana! Claro que es difícil y lo es tanto más enfrentarse a esas situaciones. Ya habemos muchos que te debemos estar más saludables, física y mentalmente. Cada post, email, audio o comentario es un empujoncito más hacia adelante. Gracias por este emprendimiento. La perseverancia y el trabajo darán sus frutos, ya lo verás. Abrazo enorme!

Deja un comentario