Torticas de avena y arroz con banano

Lo interesante de estas torticas, es que se hacen con el subproducto (es decir, con lo que sobra) de las leches vegetales. Así se aprovecha absolutamente todo, no se tira nada y se llena el cuerpo de pura cosa buena y deliciosa.

Te tengo que confesar, que la primera vez que las hice no les tuve mucha fe. Las quise hacer porque no quería tirar el “afrecho” de unas leches que había hecho, pero no estaba muy segura de cómo iban a quedar. El resultado fue tan sorpresivamente bueno, que ahora tengo días en que quiero hacer leche, solamente para poder tener con qué hacer las torticas 😉

¿Por qué quería aprovechar lo que queda de las leches vegetales? Pues es que es pura fibra, entonces ahí ya va de ganancia el sistema digestivo. Y si el sistema digestivo funciona bien, todo el cuerpo se beneficia. Además, dependiendo de lo que sea que haga la leche, en el subproducto estoy teniendo diversas vitaminas y minerales que no quiero tirar, o tal vez sí, pero para adentro de mi cuerpecito. Si la leches es de algún fruto seco o semilla, estoy aprovechando la proteína, el calcio, el omega 3, etc. Si la hice con algún cereal tengo magnesio, vitaminas del grupo B, algunos aminoácidos esenciales, etc. Con todo eso, ¿cómo no lo voy a querer usar en vez de tirar?

La cosa es bien simple y van a necesitar muy poquitas cosas. Y no les miento cuando les digo que están en un santiamén. La mezcla de ingredientes no se demora ni 10 minutos y la horneada sólo 15 minuticos.

Ahí te va:

Los ingredientes:

  • Más o menos ¾ de taza de subproducto de una leche vegetal. La cantidad no tiene que ser exacta. Eso depende del tipo de leche que se haga y de la forma en que se exprima. Tampoco tiene que ser todo el subproducto de una misma leche vegetal. Si hace falta, se pueden mezclar los de varias leches. Por ejemplo, en las de la foto, utilicé lo que me quedó de una leche de avena y también, lo de una leche de arroz (por eso el título del post).
  • 2 bananos bien maduros espichados.
  • 2 cucharadas del endulzante saludable que prefieras. Yo prefiero usar uno seco, algo así como azúcar de coco o panela rallada.
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio.
  • ¼ de taza de alguna nuez triturada (opcional).
Listas para entrar al horno
Listas para entrar al horno

El procedimiento:

  • Se pre-calienta el horno a 200°C.
  • En un recipiente se mezclan todos los ingredientes. A mí me gusta mezclar con la mano, así me aseguro que los bananos queden bien espichados e incorporados con lo demás.
  • Cuando todo está bien mezclado (la masa queda con consistencia un poco aguada, casi como de panquecas), en una bandeja engrasada o cubierta con papel encerado, se hacen plasticas con una cuchara.
  • Se pone la bandeja en el horno por 15 minutos, o hasta que comiencen a dorarse por los bordes.
  • Cuando ya están, es conveniente dejarlas reposar unos minutos y, sí se puede (si no se las han comido antes de eso ;)), ponerlas a respirar en una rejilla.
  • Si se hacen con papel, puede pasar que se peguen un poquito al papel, en ese caso, hay que separarlas con cuidado, ayudándose de un cuchillo o una espátula.

Si no quieres prender tu horno, puedes hacerlas en un sartén. Ponle suficiente aceite para que no se peguen y ten mucha paciencia. Será algo así como hacer panquecas.

¿Viste qué fácil? Ya me contarás cómo te volviste adicto a ellas.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies